Consejos para crear tu propio porfolio profesional

Hoy en día, es normal tener diferentes cursos de especialización para mejorar el curriculum, pero, a la hora de la verdad, no todos los títulos sirven para abrir las puertas de un cambio o mejora laboral. Para que un perfil profesional llame la atención, además de una buena formación, hace falta mostrar lo que se sabe hacer y para eso es importante empezar con un buen portfolio en el que enseñarlo.

1. Haz que parezca profesional

Hay muchas plataformas que, por poco dinero al mes, albergan tu portfolio y te dan soporte técnico, un dominio personalizado, plantillas personalizables, etc. que harán que parezca muy profesional.

Personalmente, la plataforma que yo he elegido para el mío profesional como renderista y visualizadora 3d de arquitectura e interiorismo es Porfoliobox. Puedes crear tu propio porfolio personalizado de manera muy rápida y sencilla. Tiene una versión gratuita (y limitada) que incluye el subdominio portfoliobox.net y otra de pago que incluye dominio gratuito, soporte técnico y todas las plantillas de diseño disponibles.

Puedes elegir diferentes tipos de páginas como galerías para imágenes, información de contacto o servicios, blog o curriculum vitae. Según mi propia experiencia, si estás dispuesto a pagar un poco, es la mejor opción.

2. Utiliza las redes sociales

Si no puedes gastar mucho dinero lo mejor son las redes sociales y, en particular, Instagram. Puedes dar a conocer tu trabajo entre potenciales clientes y crear lazos profesionales con perfiles de tu entorno laboral para crear una red de contactos. Como es la red favorita de los creativos visuales, publicando e interactuando regularmente podrás hacer crecer tu reputación como artista sin gastar dinero en ello.

Otra opción gratuita es Behance, se trata de una plataforma para artistas gráficos de Adobe. El proceso de publicación es muy sencillo y te permite indicar, en un apartado concreto, las herramientas y software que hayas usado en el proyecto. También tiene una función Work in Progress en la que podrás mostrar los avances del proyecto en el que trabajas para recibir comentarios de la comunidad.

Ambas opciones son sencillas de crear y mantener, pero para crecer en ellas hay que ser constante y tener paciencia. Es fácil que con las primeras publicaciones no alcances el objetivo que estás buscando, así que es importante que participes en las publicaciones de los demás. Igual que a ti, a toda tu red le gusta recibir comentarios y me gustas. Interactúa con la comunidad, deja comentarios y sugerencias en las publicaciones de los demás, contesta las preguntas de tus potenciales clientes o colegas profesionales, dale a me gusta y guarda las publicaciones de tus clientes, etc.

 

3. Aprende a seleccionar

Muestra solo tus mejores proyectos. En el portfolio no se mide la cantidad de trabajos que hayas hecho sino la calidad que tengan. Selecciona lo mejor que tengas y cuida muy bien su presentación. Si en el portfolio hay muy buenos trabajos y otros que no lo son tanto, tu nivel no quedará lo suficientemente claro y parecerá que los buenos han sido cuestión de suerte.

 

4. Menos es más

Piensa en la persona que ve tu portfolio. No lo ve para pasar el rato sino porque necesita algo y está comprobando si lo puedes hacer. Si tu portfolio es aburrido, desordenado o tiene muchos proyectos y trabajos repetidos o de mala calidad, seguramente se canse y pase al siguiente. No te preocupes porque si consigues llamar la atención del cliente, se preocupará por conocer más sobre tu trabajo.

 

5. Cuida la presentación y el orden

Intenta mantener un diseño homogéneo. Diseña tu propia imagen e intenta que se vea profesional. Si no sabes como hacerlo lo mejor es ver ejemplos de otros artistas para inspirarte y tener referencias.

En cuanto al orden, no pongas todo lo mejor al principio y lo peor la final. Es mejor intercalarlo para tener diferentes puntos de interés a lo largo de todo el portfolio. Tanto el primer trabajo como el último deben ser buenos. El primero para que invite a seguir mirando, y el ultimo para que deje un buen recuerdo.

 

6. Pon tu contacto bien visible

Pon tu nombre y datos de contacto visibles para que, si la persona que lo consulta necesita algo de ti, no tenga que buscarlo en otro sitio. ¡Ojo! Tu contacto no es lo primero que tiene que ver, ni lo más llamativo de tu portfolio, solo debe ser accesible para ponerle fácil a tus clientes que soliciten tus servicios.

 

7. Cuatro ojos ven más que dos

Seguro que tienes colegas que se dedican a esto. Enséñales lo que has hecho y pídeles consejos y ayuda. A veces, tus ojos solo ven el esfuerzo que has hecho y eliminan, de alguna manera, la crítica, seguro que tus compañeros y amigos son capaces de ver más allá y te pueden ayudar a seleccionar trabajos o a definir mejor tu imagen profesional.

 

8. Cuidado con “lo gratis”

Ten en cuenta que los portfolios  con subdominios tipo wix.es, ionos.com, etc. no dan muy buena imagen profesional así que lo mejor es escoger uno que no sea demasiado caro e invertir en presencia profesional online. 

Además, si finalmente te decides por una plataforma de alojamiento gratuita, ten cuidado con la publicidad. Para tus clientes puede ser una mala experiencia intentar ver tu trabajo y encontrarse con publicidad molesta.

En resumen, tómatelo como uno de tus  proyectos creativos. Crea tu imagen profesional e intenta que todo se vea acorde a ella. Cuida bien la combinación de colores del portfolio y el aspecto de cada una de las imágenes que subas. Por supuesto, ten en cuenta la calidad. Sube imágenes que se vean bien y no estén pixeladas, ni tengan marcas de agua molestas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Has olvidado tu contraseña?
Escribe el email con el que te registraste para que puedas recuperar tu contraseña